Mozart, mago de “las apariencias engañan”

Ni farsa, ni comedia y mucho menos, divertimento. Las cosas por su nombre. Farsa trágica. Comedia cínica. Divertimento siniestro, metáfora desnudando la condición humana bajo un manto de piedad final que no logra ocultar la… Sigue leyendo