Amores que matan, odios que enlutan

Ni palacio griego, ni mansión colonial sino casa de muñecas, mas tortuosa que la de Henrik Ibsen y sus «Espectros» pero casa de muñecas al fin. Casa de muñecas que es el núcleo de… Sigue leyendo