Robin Ticciati & Karen Cargill, Berlioz a la carta

91qL8Mm3s7L._SL1500_

Casualidad o coincidencia llega esta grabación el día del natalicio de Régine Crespin (1927-2007). Paradigma de la interpretación berlioziana, la inolvidable soprano francesa hubiera cumplido 88 años y este disco por Karen Cargill visita un ciclo donde todavía es referencia, Las noches de estío, y una escena que lamentablemente ni interpretó ni grabó aunque se avenía perfectamente a su sensibilidad y medios, La muerte de Cleopatra.

Primer acierto del programa es reunir dos vertientes del estilo del compositor, el mas lírico y el más heroico, su Cleopatra – cantata de juventud compuesta para el Prix du Rome de 1829 – se adelanta a Casandra y Dido de Los troyanos (de las que casualmente Crespin también fue gran intérprete) y el ciclo orquestal (originalmente para piano) de canciones ha sido un favorito de grandes mezzos y sopranos e incluso tenores, barítonos y contratenores. La dupla clásica en grabaciones ha sido Nuits d’eté con Sheherazade de Ravel pero aqui funciona mejor, ya lo hizo Gens en su valiosa grabación.

Bajo el liderazgo de Robin Ticciati, eminente discípulo de Sir Colin Davis (berlioziano si lo hubo) la orquesta de cámara escocesa aporta un marco espléndido y una paleta sonora tan amplia como inédita; menos suntuosa que otras lecturas pero de transparencia proverbial, especialmente en la sección que une las dos atracciones del programa, la escena de amor de Romeo et Juliette que funciona como puente pese a que pudo ser mas indicado Premier transports que hubiera aprovechado a la cantante.

Karen Cargill es otra ascendente mezzo británica que viene a sumarse a las notables Sarah Connolly, Alice Coote y la joven irlandesa Tara Erraught. Dueña de un esmalte personalísimo impregna cada intervención con una particular urgencia dramática resultando su lectura de Las noches de estío una de las mas destacadas y diferentes de los últimos tiempos. Hay una radiante naturalidad, un control, una diferenciación en el enfoque de cada una que no deja de sorprender unido a un timbre menos bello que el de otras célebres intérpretes pero sin duda opulento, impactante, equipado con un vibrato rápido, generoso en matices y alguna reveladora exquisitez al que añade un tinte de contralto, y en este sentido recuerda a su contemporánea canadiense Marie-Nicole Lemieux. El producto que entregan Cargill-Ticciati es una excelente adición al catálogo y sus versiones modélicas como la de la mencionada de Crespin, Victoria de los Angeles, Janet Baker, Anne Sofie von Otter, Lorraine Hunt Lieberson, Bernarda Fink y Veronique Gens.

Podría aventurarse que mejor todavía es su desempeño en la grandiosa escena lírica de la reina de Egipto. La unión de drama y fervor permite una unificación de esta fascinante, disparatada y curiosa cantata berlioziana a la que Cargill dota de la requerida declamación y fogoso espectro histriónico, amén de alguna estridencia pasajera en la tesitura alta. La intensidad casi animal de esta composición de juventud contrasta con la madurez del ciclo de poemas de Theopile Gautier, Cargill sabe diferenciarlas y es una virtud digna de señalar. Aquí también se acerca a la lectura de Jessye Norman con Barenboim, la primera de Janet Baker con Gibson y la temprana de Anne Sofie von Otter con Colin Davis. 

Un álbum calurosamente recomendado que refleja tres facetas del tempestuoso Berlioz por un naciente joven especialista y una cantante de kilates provista de un instrumento tan personal como efectivo. En el cumpleaños de Crespin, un recordatorio de la impronta única del romanticismo exacerbado y envolvente del gran compositor galo y de sus notables intérpretes actuales.

* BERLIOZ, NUITS D’ETE, CLEOPATRE, TICCIATI, SCO, LINN RECORDS CDK 421

Anuncios