Verdi y Stoyanova, un encuentro para recordar

4011790885124

En otros tiempos, comentar un recital como éste hubiese sido rutina; hoy en cambio, es obligación. No significa que “todo tiempo pasado fue mejor” pero los acostumbrados a disfrutar del buen canto sabrán regocijarse con este ejemplar compacto dedicado a Verdi por la búlgara Krassimira Stoyanova. Aquí no hay lugar a la publicidad, modas, desviaciones y deformaciones que hoy se perpetran en nombre de la supuesta popularidad que debe tener el género lírico; aquí sólo desfilan once célebres arias del genio de Busseto por una soprano de indiscutibles kilates. Nada más, nada menos. 

Quizás con la sola excepción de Anja Harteros – la primera que acude a la mente – actualmente no hay sopranos como Stoyanova en este repertorio y si las hay no están promocionadas como debieran. Con casi veinte años de carrera, magnífica Tatiana en Covent Garden, estrella en Viena y excepcional Mariscala en su primer Rosenkavalier en el Festival de Salzburgo, la versátil Stoyanova aborda este recital de arias célebres con aplomo y suficiente personalidad como para sobresalir y diferenciarse del resto de sus pares actuales. Su voz no posee la rotunda belleza de una Tebaldi, Caballé, Arroyo o Price ni pretende la perfección de aquellas en roles específicos pero es un brillante instrumento que hace plena justicia a cada personaje con una batería de recursos y atención al detalle dignas de mención. Si la Elisabetta de Don Carlo y la Desdémona de Otello son lo mejor del compacto no quedan atrás el O fatidica foresta de Giovanna d’Arco ni las dos arias de Leonora de Il trovatore, dos de las mas frecuentadas y arduas del repertorio verdiano. No hay momento sin pulir y tanto Tu puniscimi, O Signore de Luisa Miller como el Pace Pace de Forza, la Amelia de Ballo, Aída y Violetta gozan de lecturas imaginativas e inteligentes apoyadas en una línea de canto generosa, natural, sin amaneramientos ni artilugios. Stoyanova consigue refrescar un repertorio tan trillado como difícil y en eso reside un logro para tener muy en cuenta.

El acompañamiento de Pavel Baleff con la Orquesta de la Radio de Munich cumple con esmero y la selección de arias pudo haber sido mas aventurada, quizá el único reproche a un álbum que deja constancia de una auténtica estrella lírica aparentemente subestimada por los grandes sellos. 

Un recital en la mejor tradición por una obvia heredera de eminentes sopranos búlgaras como Welitsch, Tomova-Sintow o Dimitrova y que afortunadamente no se parece a ninguna de ellas. Stoyanova es un rara-avis con pasión, estilo y color como marcas de fábrica; no obstante, el mayor placer es constatar el placer y abandono con el que canta y… cómo!.

*VERDI, STOYANOVA, ORFEO C885 141

Anuncios