Elina Garanča, romanticismo glacial

Cover__300RGB-36

De indiscutible belleza, el nuevo trabajo de Elina Garanča – “Romantique” – pudo ser el CD del año. Paradójicamente no lo es, falta la pasión – contenida, sugerida o desatada – inherente al romanticismo que por otra parte sobra en la apetitosa selección del programa y hasta cierto punto en el canto de la  notable mezzosoprano letona quien desde la portada parece evocar a Carole Bouquet e incluso Grace Kelly.

Su instrumento privilegiado posee color y textura ideales para ese repertorio – ni mezzo ni soprano sino   el territorio de la legendaria Cornélie Falcon –  amén de homogeneidad en todo el registro y técnica irreprochable. No obstante, a medida que se sucede el recital se instala cierta desilusión y la inevitable comparación con antecesoras menos perfectas que supieron dejar su impronta indeleble.

Para captar la dimensión de los personajes que aborda, basta escuchar a Régine Crespin en La Reina de Saba y Sapho de Gounod o la Margarita de Berlioz (sin olvidar las mas distantes pero igualmente efectivas Janet Baker, Frederica von Stade, Susan Graham y Anne Sofie von Otter), a Shirley Verrett (que en los años sesenta grabó un recital semejante), Olga Borodina o Callas como Dalilah y las rusas Irina Arkhipova o Galina Vishnevskaya como la Juana de Arco de Tchaicovsky, todas compensan con personalidad y pasión sus mentadas deficiencias o excesos puramente vocales o interpretativos.

La sedosidad del belcanto, aunque sin la fiereza de Cossotto o Baltsa en el Romeo de Bellini y la Léonore de Donizetti, funciona mucho mejor así como la Margared de Lalo (Le Roi d’Ys) pero, es en el desconsuelo de Sapho, la majestad de Belkis, la expectativa de Marguerite o la impaciencia de Dalilah donde se ve la ausencia  del toque personal que define una excelente interpretación de una memorable.

Además, la grabación adolece de una reverberación insólita para esta época y el agudo final de la infortunada Sapho (dicho sea de paso, el menos inspirado final de una de las mejores páginas de Gounod) podría estar manipulado técnicamente.

La orquesta de Bologna bajo Yves Abel proporciona adecuadísimo apoyo a la cantante.

En síntesis, un repertorio que Garanca debe seguir explorando y un CD donde su voz básicamente actúa como envoltorio de lujo en inmaculadas entregas para fans y también primerizos pero que acarrea reparos con admiradores más experimentados

☀ELINA GARANCA:ROMANTIQUE, DG B0017522

Anuncios