Martita y Danielito, colosos sin edad

880242599988

Primero fue el disco y luego este inevitable – afortunadísimo – DVD que esperaba todo aficionado. La reunión berlinesa de los dos titanes argentinos es otra prueba de que ya no los hacen así o de que si los hacen son muchos menos y en todo caso que en este caso a estos dos, los hicieron y tiraron el molde. Es una reunión histórica que tardó mucho, demasiado, en concretarse y de la que Martin Kettle cuenta la historia en el folleto adjunto.

Es la historia de como en 1949, Martita (8 años) y Danielito (7 años) se encontraban en las tertulias musicales de Ernesto Rosenthal en la calle Talcahuano 1257 de la capital porteña; de como tocaban a primera vista y con quien fuera, de como según Daniel, Martha tocaba Chopin “con la misma fogosidad y brillo con la que lo hace hoy”, de como Danielito y Martita emigraron al extranjero en la década del cincuenta. Ambos catapultados al estrellato internacional. Ambos, carreras y vidas de leyenda. Recién en los años ochenta Daniel logró que su elusiva compatriota tocara bajo su dirección el segundo de Liszt y luego un recital parisino a cuatro manos con obras de Schubert y Liszt. Pasaron más de treinta años, tuvo que llegar un nuevo siglo para que volvieran al ruedo a tocar a cuatro manos con uno o dos pianos. Primero fue en Berlín, luego en el Teatro Colón de su ciudad natal.

Originado en la capital alemana, el DVD (al igual que el compacto de DG) registra el recital del 19 de abril de 1914. El resultado es simple y llanamente histórico, es una fiesta de la música, del goce de interpretarla y de escucharla, de la importancia del intérprete canalizando la intención del compositor, de cuando se convierten en unidad indivisible para gozo de la audiencia.

La Sonata para dos pianos en Re mayor K 448 de Mozart remite a los juegos de aquellos dos niños prodigios haciendo música. ¿Puede haber algo mas mozartiano?. Un derroche de humor, ternura, competencia, claridad e inocencia hacen de esta versión una experiencia única, y una revelación en muchos sentidos. Ese puro Mozart se vuelve puro Schubert en las Variaciones a cuatro manos en La bemol mayor D 813.  Si Martita y Danielito cantan Mozart, Martha y Daniel cantan el tácito Lied que compone Schubert a minuto de sus variaciones, silencios musicales incluídos. La apoteosis llega con el arreglo para dos pianos de La consagración de la primavera que Stravinsky preparó antes del escandaloso estreno parisino. Es un festival de colores vertiginosos, fuegos de artificio, introspección y expresión magistral que muestra lo mejor de cada uno, están a sus anchas y hay momentos, muchos, en los que quitan el aliento.

La reticente audiencia del Philharmonie berlinés estalla con la inusual ovación reservada sólo a los grandes y entonces el DVD se erige en recuerdo y testimonio inolvidable para quienes asistieron y para aquellos que se quedaron con ganas. Ahora bien, no estaría nada mal editar la esperada reunión de ambos colosos en el teatro que los vió nacer y que señaló el mágico reencuentro del público argentino con los ahora veteranos, felizmente incorregibles  Martita y Danielito.

* ARGERICH-BARENBOIM-PIANO DUOS-EUROARTS DVD2059998

Anuncios