“Lenny”, el inimitable digno de imitar

814337013592

El 25 de agosto hubiese cumplido 98 años un  americano que hoy, cuando hace falta tener en cuenta a los hacedores de una nación, mas que nunca conviene recordar. Aunque tardíamente, el documental Leonard Bernstein – Larger than Life aparece en un momento de coyunturas históricas. Figura mítica de la música americana, se le han dedicado incontables videos, poco importa que este sea otro más; de hecho, es excelente. Nunca está de mas, siempre es necesario el recuerdo de un artista modélico y de un hombre comprometido con su tiempo que sobrepasó sus límites y disciplinas artísticas para pasar a formar parte del imaginario popular, del hombre común. Lenny es parte esencial de esa América admirada, audaz, irreverente, polémica, culta e inteligente; es uno de sus frutos mas genuinos y representativos.

Firmado por Georg Wübbolt es una eficaz síntesis del fenómeno Lenny, un artista cuya máxima virtud (y a la vez maldición) fue su extrema versatilidad, la maldición de ser genial, de hacer bien cuanto se proponía, “sólo le faltó ser pintor” subraya Sondheim, uno de los entrevistados mas famosos. Emblemático hijo de la inmigración, mas exactamente judíos ucranianos, fue un producto “made in America” que cruzó el Atlántico para enseñar a los europeos no sólo el talento del Nuevo Mundo sino a devolverles, a recordarles algunas cosas que quizás habían olvidado. Su cruzada Mahler fue épica, Bernstein acabó de imponer a ese compositor y director al que en mas de un renglón se le pareció (“Siento un sonido judío en Mahler, ni hebreo, ni judaico, ni israelí sino judío en el sentido mas universal”) rubricando el sello estampado por el pionero Bruno Walter y atreviéndose a enseñar Beethoven, Mozart, Brahms y sobre todo Mahler a los mismísimos vieneses que al principio fruncieron sus ceños y acabaron adorándolo.

Su hazaña fue crear puentes insospechados y de un modo natural, con una espontaneidad contagiosa, sabiendo ponerse a la altura del otro. La justamente legendaria serie ómnibus de los conciertos para jóvenes su mejor ejemplo. No explicaba la música desde un pedestal sino que era uno más; de Bach a los Beatles revelaba la buena música. Aquí no había lección, se trataba de compartir y aunarse en la felicidad de hacer y escuchar música. Así, por televisión, a los nueve años lo conoció su discípula Marin Alsop, una de las entrevistadas que afirma “No creaba distancias”.

Esa pasión lo desbordaba y lo hacía irresistible, así como el Mahler que inicia y concluye el DVD y los paralelismos con ambos, recuérdese que fue enterrado abrazado a la partitura de la Quinta Sinfonía. Quería ser amado por todos y hasta quienes criticaban su estilo coreográfico terminaron dándose cuenta de que este rasgo era absolutamente genuino. Sus tres hijos – Nina, Alexander y Jamie – pintan a un padre genial, multifacético, difícil, en última instancia, profundamente humano. Se destaca la intervención de Nigel Simeone recopilador del imprescindible libro que recogió sus cartas y la de Norman Lebrecht que enfatiza la relación con el gran Dmitri Mitropoulos y luego con Koussevitsky y Aaron Copland. Y si este último es el americano por excelencia, Bernstein encarna la música urbana americana, es Nueva York asi como Piazzolla es Buenos Aires. Inconfundible, sobre todo en West Side Story, pintura de una época y representativa de una ciudad.

Intercalados con extractos de reportajes y ensayos al músico, desfila su familia, amigos, colegas, discípulos y los directores Kent Nagano, Christoph Eschenbach, Gustavo Dudamel y Alsop, a quien se les dedica reportajes aparte como extras.

Sus luchas internas, sus contradicciones, su fe, su afán por componer aquella obra “seria” que lo inmortalizara – la notable Mass – , su impotencia y odio ante la vejez, su urgencia en la dedicación a enseñar en el Festival de Schleswig-Holstein y último deseo en educar con la energía que le quedaba. Este “Mensch”, de los que hoy se necesitan más que nunca, que adoraba ser famoso pero estaba cansado de ser Leonard Bernstein, que nunca quedaba conforme con los resultados encarna al hombre moderno capaz de conectar todos los vértices – arte, politica, religión, ciencia – y traducirlos a un resultado único y total; por eso la definición que mejor le cabe sigue siendo la intraducible “Larger than Life”.

* BERNSTEIN, LARGER THAN LIFE, WÜBBOLT, C MAJOR DVD 735908

Anuncios