Javier Perianes o vivir la música


Javier Perianes - foto: Benjamin Ealovega

Nacido en Nerva (Huelva, Andalucía) es, a los 33 años el pianista español más relevante de su generación.  Previo a su debut en Miami Beach con el que abrirá la temporada de la New World Symphony dirigido por Michael Tilson Thomas, mantuvo desde Madrid, la siguiente entrevista con Sebastian Spreng (*)

Dicen que trata al piano no como a una amante sino como a un compañero de viaje…

Esa fue mi respuesta a un periodista que preguntó si trataba al piano como una amante…y no, porque soy un hombre felizmente casado  y el contexto de amante no me va. Sí en cambio es mi compañero de viaje. De hecho, viajo tanto, que todavia no he querido ser padre, a riesgo que un día toque la puerta de mi casa y el crío pregunte a mi mujer “Mamá, dejo pasar al señor?”.

¿Cómo llega a la música el hijo de un minero de un pueblo andaluz?

Por pura casualidad.  Parece que yo era un niño muy “trasto”, hiperactivo y demasiado travieso. Mis padres, muy humildes pero con un gran amor por la cultura, tuvieron la idea de llevarme a un concierto de piano para ver si con eso lograban calmarme. Y funcionó. No me moví, ensimismado, no hablé durante todo el recital. Como la música llegó milagrosamente para solucionar su gran problema,  ahí nomás me anotaron en la banda del pueblo para tocar el…clarinete. Por suerte, siempre aparece la tía salvadora que dictamina lo correcto “Nada de clarinete, el niño debe tocar piano”. Y era verdad, porque yo quería el juguete más grande y el mejor, del que estoy enamorado hasta hoy.

Con maestros como Julia Hierro, Ana Guijarro y Josep Colom y clases magistrales con Alicia de Larrocha ¿puede decirse que se ha formado exclusivamente en España?

Cien por ciento formado en España y luego con la fortuna de tener acceso, por ejemplo, al maestro Daniel Barenboim, a quien le estoy agradecido eternamente por darme clases privadas cuando tiene tiempo.

La filmación de su Masterclass en Berlin es, valga la redundancia, magistral.

Lo es porque estamos hablando de un artista que domina como pocos o ninguno el lenguaje de Beethoven. Es además, un pedagogo excepcional, una faceta que pocos conocen.

¿Cómo influyó en su manera de abordarlo?

Tocando “la tecla” hacia una necesitada evolución. Su consejo fue invalorable “Javier, tienes que buscar las consonantes, tu Beethoven tiene demasiadas vocales”. Se refería a mi sonido demasiado bello, etéreo, sin la rotundez de carácter necesaria, sin la intensidad, el drama que aporta la “consonante”.

 ¿Cuáles son las ventajas y desventajas del pianista clásico actual?

Como me dejé arrastrar por la maravilla de la música, nunca pensé en ventajas y desventajas. Cuando alguien viene emocionado a agradecerme después de un concierto me pregunto cómo es posible, si sólo articulé un sonido. Pero, resulta que ese sonido reverbera dentro de alguien y dispara una emoción inmanejable. Lo que es más sorprendente aún con la música sin palabras, sin las conexiones obvias que puede acarrear una letra. En ese sentido, hay gran ventaja, la de ser músico, algo que ni siquiera es una vocación, sino un modo de entender la vida.

¿No es la especialización actual un síntoma de decadencia?

Definitivamente. El paradigma de la interacción de las artes mas cercano a nosotros es el Paris de 1900 y unos añitos más: De Falla, mi coterráneo el pintor Vázquez Díaz, Ravel, Debussy, Modigliani, Monet y la lista sigue. Todos ellos se conocían, se daban la mano, se retroalimentaban entre si, sabían quién era quién y enriquecían su disciplina y las de los demás. En cambio hoy, se tiende a un encierro de monje, a un enclaustramiento y encasillamiento con el que no estoy de acuerdo porque la música está hecha de todas las artes y viceversa.

El consejo que Scriabin le dio al padre del joven Horowitz: “Sólo hágalo culto”

Exacto, porque hacer una persona culta es nada mas y nada menos que hacerlo curioso, que le importe todo aquello que le rodee incluso lo banal, puesto que en el arte eso también existe, aunque sublimado.

¿Sus referentes interpretativos?

Tengo tanta facilidad para admirar lo mejor de cada uno que la lista sería interminable. Desde Hoffmann, Lipatti, Richter, Rubinstein y Gilels a Baremboin, Pires, Lupu y Richard Goode, un señor del piano y uno de los hombres más cultos que conozco. En síntesis, los referentes son todos y ninguno, todos aportan pero ninguno debe condicionar. Sostengo que hay que tener una facilidad natural para admirar a todos, incluso quien no te gusta te está indicando algo que puedes aprovechar.

¿Qué autores y qué obras prefiere?

Los que preparo y debo tocar en breve. Hoy son Schubert, Schumann y De Falla.

¿Acude a  grabaciones cuando prepara una obra?

Jamás antes de estudiarla porque, grande o mínimo, es un contaminante. La aproximación debe ser virginal. Es un asunto entre partitura, instrumento, pianista y nada más.  Esa espontaneidad, esa misma frescura improvisatoria del principio es la que debe aflorar cuando  ya está madura. El truco es mantener viva esa pasión de sentir algo nuevo. Por eso, tantas veces es más fácil aproximarse a obras menos conocidas que a los caballitos de batalla, porque no hay posibilidad de haberse contaminado de antemano.

¿El artista se forma en soledad?

Hay momentos de reflexión interior pero, es también un proceso continuo, ya no sólo frente al piano, sino viendo una película, leyendo una novela, viendo un partido de fútbol o paseando. La línea de la música y de la vida están unidas, superpuestas, imbricadas, cuanto más creces como ser humano más creces como músico y viceversa.

¿Hay un color español para tocar piano?

Creo que no. Hay un color personal y esa es la maravilla, porque no hay mejor ni peor, somos individuos inigualables, irrepetibles e incomparables. Lo bonito es no parecerse a nadie y tener cosas que decir. Por ser español no hay una manera diferente de entender a Beethoven o Mozart así como Las noches de España por Walter Gieseking o Arthur Rubinstein no tienen nada que envidiar a la de los grandes pianistas españoles.

No habrá color pero hay un sentimiento trágico de la vida español

Indiscutiblemente, aunque la vida ya no se va en él. España ha cambiado mucho, esa España apasionada, o como decía el maestro Frühbeck de Burgos, la del bandolero que te atraca en la esquina con una navaja, ha pasado a la historia. Ese sentimiento se ha apaciguado, España se ha “europeizado” con todo lo bueno y lo malo que eso implica. A mis 33, debo decir que he vivido una España más cosmopolita y menos “arrojada”.

Ha grabado a un grande casi desconocido como es Blasco de Nebra

Y no me propuse descubrir nada, es música maravillosa y necesité compartirla y pude grabarla. En mi gusto personal, está a la altura de Schubert o Mozart y la defiendo porque creo en ella. Tiene un lenguaje propio aunque pueda sentirse cierto lejano parecido con Carl Philipp Emanuel Bach, mucho más que con, por ejemplo, Domenico Scarlatti.

¿Cómo abordó  la Música callada de Federico Mompou?

Es una música basada en el silencio, que es el gran cómplice de los músicos. Ese gran metafísico que era Mompou tomó el término del poema de San Juan de la Cruz, esa “música que no suena”. Para enfrentarla necesitas del silencio interior y estar desprovisto de prejuicios. Parece fácil, estática pero la concentración de emociones es devastadora. La grabación se hizo en un dia, en un solo trazo, que es como entiendo que debe abordarse.

 ¿Y Manuel de Falla ?

Es un compositor fascinante como igualmente fascinante es entenderlo desde la óptica de los franceses o incluso ver cómo absorbe a Chopin y subsiguientes y cómo, a partir de allí, crea su propio lenguaje, una música que no se parece sino sólo a Falla. Sin contar su estilización del flamenco, un ejemplo acabado de llevar lo folklórico a la universalidad.

¿Grabará Iberia de Albéniz?

Hay tantas extraordinarias grabaciones que de momento no siento esa necesidad. De hecho, el sello Harmonia Mundi me lo propuso y les dije firmemos el contrato para el 2043. Ya tendré tiempo, por ahora grabo la música de la que me siento plenamente convencido.

¿Cuáles son sus proyectos más inmediatos en concierto y grabaciones?.

Tocar en Lucerna, Ámsterdam, Madrid, Londres, Paris, Estambul, Hong Kong, Sao Paulo y la grabación de cuatro sonatas de Beethoven tomando como hilo temático el moto perpetuo.

¿Cómo se atrae al público joven a la música clásica?

El mecanismo falla desde la base. Si en la escuela se le diera la misma importancia a las artes que a otras materias, se le estaría enviando al niño el mensaje correcto y esencial: “Esto forma parte de tu cultura, es tu formación como ser humano y te lo regalamos. Es un regalo”. Y entonces, cuando va a un concierto (o a un museo) ya lo tendría asimilado, no le sería ajeno, y gozaría tanto un Beethoven como un Goya. Porque desde pequeño se lo has inoculado envuelto como regalo. Es mucho mas complicado pretender que uno de 18 años sin ninguna formación se aguante un concierto completo y además, se emocione. Sucede, pero es más difícil.

En Miami Beach tocará el Concierto en la menor de Schumann con la NWS

Que, casualmente, fue el primero que toqué en mi vida, a los 17 años con la Orquesta de la Radiotelevisión Española dirigido por Franz Paul Decker.

¿Lo peor que le ha pasado arriba de un escenario?

Justamente tocando el final del primer movimiento del Schumann con Zubin Mehta, de pronto me quedó la garganta seca; entonces, no tengo mejor idea que preguntarle “Maestro, por casualidad usted no tendría un vaso de agua” y él me mira azorado con cara de “Pero hijo,¡cómo voy a tener un vaso de agua!”. Hace unos días tocamos en Israel y se reía recordando mi insolencia juvenil.

¿Un consejo final para  el público?

Que disfruten, que se enamoren de la música, del sentido racional de la vida, que se cultiven y que sean, por sobre todo, repito: curiosos. Y que cuando asistan a un concierto abran el corazón, que no les pase tanto por la cabeza. Ya ve, soy  un apasionado de la música porque esto no es una profesión, repito, es una manera de vivir, de entender la vida☼

(*) Una versión condensada fue publicada anteriormente en El Nuevo Herald de Miami, el domingo 9 de octubre

foto: Marco Borggreve / Harmonia Mundi

* NWS-Miami Beach: 15 y 16 de octubre (Schumann)

* CD: Schubert (Impromptus) De Falla (BBC, Pons), Mompou (Música Callada), Blasco de Nebra (Sonatas). (Harmonia Mundi)

*DVD: Daniel Barenboim, United by Beethoven, (EMI Classics)

Anuncios