Tomás Cotik, violinista, argentino “de Miami”

4

Cauto, tranquilo, modesto, sin poses ni pretensiones, Tomás Cotik es músico, violinista para mas datos y uno de los personajes que hacen de Miami un buen lugar para vivir, uno tanto mas verdadero que el publicitado en los medios. Nacido en Buenos Aires en 1977, cayó en Miami por obra y gracia de la New World Symphony, y como tantos otros, decidió quedarse. Aquí conoció a la fotógrafa So-Min Kang, nacida en Hamburgo de padres coreanos, se casaron y tuvieron una hija, Yuni. Los Cotik forman parte del paisaje humano que hace de Miami un polo multicultural cada día mas diverso y desde donde se proyectan hacia el mundo.

¿Tomás, cómo nace esta vocación?

A los cinco años escuché en mi casa un vinilo de música clásica. El sonido de las cuerdas me conmovió tanto que rogué a mis padres aprender violín. Tuve que empezar con flauta dulce, entonces era una moda y no me gustaba nada. Me llevó tres años de insistencia convencerlos…

¿Por qué el violín?

Porque desde el vamos me sentí plenamente identificado. Fue una constante que a los 18 años decidí convertir en profesión. Fui a estudiar seis años a la ‘Hochschule für Musik’ en Freiburg, con Nicolás Chumachenco. Luego a Toronto, a la Glenn Gould School of Music con Lorand Fenives. Alli audicioné para la New World Symphony y gané. Después de los crudos inviernos canadienses, estar en Miami Beach, junto a la playa, haciendo música rodeado de músicos fantásticos e inspirado por Michael Tilson Thomas era algo absolutamente surreal. Luego de dos años con la NWS gané un puesto en Texas con un cuarteto, como profesor de la universidad y concertino de la orquesta, pero a los dos años el encanto de Miami me hizo regresar a esta ciudad que disfruto con mi mujer y mi hija. Nos sentimos en casa. Completé mi doctorado en UM donde soy profesor adjunto, toco en la Florida Grand Opera y la Palm Beach Symphony, soy miembro del Delray String Quartet y forme un dúo de violín y piano con el pianista Tao Lin.

¿Por qué Miami?

Diría que la vocación y el amor por la música la llevo en mí, no tiene lugar preciso pero hacer música en este sol, con el mar a dos cuadras y en una sociedad multicultural, es un privilegio. A eso se suma el desarrollo vertiginoso que está experimentando la ciudad y si bien no sabemos hacia donde va, eso le agrega suspenso y encanto. Espero que Miami continúe siendo mi casa.

¿Por qué esta serie de grabaciones discográficas?

Grabar es un arte en si mismo. Mas allá de los vaivenes económicos de la industria, es un medio que seguirá vigente. Se alcanza la audiencia en cualquier momento y lugar. Es el vehículo, o sea, cumple el propósito de nuestro arte.

Tenía el sueño de grabar la integral de Schubert para violín y piano y en el 2012 decidí embarcarme en ese proyecto. Me enorgullece que hoy pueda contar con ocho grabaciones publicadas por Naxos y Centaur, y que han contado con el elogio de la critica internacional. Estas grabaciones incluyen las obras completas de Schubert para violín y piano (con Tao Lin) nominadas como grabación del año por MusicWeb International y transmitidas por American Public Media. Nuestro disco con mis arreglos de Piazzolla resultó una de las mejores grabaciones de su obra para varias publicaciones. Recientemente añadí un álbum de violín solo con el estreno mundial de originales de Franz Schubert para violín solo más Bach, Telemann y Piazzolla.

¿Es condición inevitable grabar discos?

No se si es inevitable, para mi es una necesidad artística personal y cuando se me acerca gente contándome cuanto escuchan lo que grabamos, o veo repercusión en los medios es una ratificación de que lo que estoy haciendo tiene significado no solamente para mi. Me alegra e impulsa a seguir adelante.

¿Cómo hace un artista joven para grabar discos?

Hoy en día es mas fácil grabar que hace veinte años, sin embargo una grabación de primer nivel sigue siendo un enorme emprendimiento, que si artísticamente tiene la misma relevancia que antes, económicamente no suele ser productiva. Tuve la suerte de trabajar con productores como Judith Sherman y Blanton Alspaugh, pero ahora decidí producir varias de mis grabaciones, para estar mas envuelto aún en el proceso creativo total.

¿Qué grabas en este momento?

Con Tao Lin la grabación de las 17 sonatas de Mozart para violín y piano en cuatro CDs para Centaur Records. Tenemos un gran equipo técnico, una sala acústicamente ideal, un gran Steinway y el profesor emérito Frank Cooper a cargo de las notas. Para hacer posible este sueño hemos creado una campaña en Kickstarter (https://www.kickstarter.com/projects/schubert/recording-mozarts-complete-sonatas).  Y aprovecho este medio para invitar a todos a apoyar, patrocinar, difundir y ser parte del emprendimiento.

¿Dónde se presentan?

Con Tao Lin daremos un concierto este miércoles en All Saints Episcopal Church, de Fort Lauderdale. La entrada es gratuita con una donación sugerida de 20$ para apoyar nuestra grabación. Interpretaremos  las 6 Sonatas ‘Aurnhammer’ de Mozart.

¿El futuro inmediato?

Estoy feliz por que me uno al Amernet String Quartet, un cuarteto de trayectoria internacional que conozco y respeto hace muchos años. Un gran honor. Estoy muy contento de seguir radicado en Miami y comenzar esta nueva etapa en agosto del 2015. Con tristeza dejo el Delray String Quartet, cuyos miembros son queridos amigos y colegas con quienes tuvimos una magnifica colaboración estos últimos cinco años.

¿Metas y aspiraciones?

Siento varios niveles de aspiraciones como artista. Muchos coexisten y por momentos tienen diferentes prioridades. Apunto a ofrecer la mas alta calidad, sinceridad, humildad, y lo primordial, a riesgo de sonar algo kitsch, tocar el corazón de la gente a través de la música, devolviéndole vida a la tradición, al lenguaje y legado de compositores geniales a través de la historia. Como persona estoy inmensamente agradecido a mi mujer y a mi hija que me hacen feliz día a día y sin cuyo apoyo nada de esto sería posible.

Próximo concierto

Miércoles 10 de Junio del 2015 a las 7:30 PM en All Saints Episcopal Church, 333 Tarpon Drive, Fort Lauderdale, FL 33301. Entrada gratuita, donación sugerida 20$.

Tomás Cotik website

10641026_854346364602337_1778485751251969791_n

Anuncios