Obraztsova y Hvorostovsky, mensajeros de Sviridov

Georgy Sviridov (1915-1998) es un compositor popular en Rusia aunque poco conocido fuera de su patria. Quizás porque su música sea demasiado accesible o complaciente para los intelectuales o porque gozó del favor de las autoridades soviéticas, la lista de honores que el régimen le propinó es tan extensa como impresionante. Lo cierto es que Sviridov se las arregló para quedar bien con sus benefactores y a la vez componer la música que realmente quiso, en absoluto celebratoria de la Unión Soviética. Otro caso de ambigüedad o de mera supervivencia a través de períodos tan arduos como nefastos.

Asimismo, su obra es indiscutiblemente bella y merece conocerse. Arraigada en las profundidades de la tradición coral rusa ortodoxa, su intención y legado apuntan a recuperar y mantenerla. Nacido en 1915 en Fatezh (Kursk) en plena Primera Guerra Mundial, su padre fue fusilado por los blancos durante la revolución en 1919. De acuerdo a la leyenda, el flamante gobierno le dio a su madre elegir entre una vaca y un piano, y ella viendo la tendencia musical de su hijo, eligió el instrumento. A los 17, se mudó a la entonces Leningrado donde comenzó a componer, sus ciclos de canciones le brindaron popularidad inmediata, pero fue su posterior encuentro con Shostakovich el que marcó su vida. Algunos aseguran que fue su mejor alumno.

Después de la Segunda Guerra Mundial, donde sirvió brevemente siendo exceptuado por su frágil salud, adquirió renombre hasta merecer los mas importantes premios de la era soviética. Su música sobre textos de Pushkin y luego sobre Alexander Blok y Sergei Yesenin, ambos poetas no bien vistos por el régimen, terminó de consagrarlo.

Tanto Blok como Yesenin encarnan el alma rusa, este último se suicidó a los 30 años en 1925 y su obra refleja la convulsión de entre guerras matizada con la vida rural y los rituales religiosos. Un bocado ideal para Sviridov que compuso el ciclo Rusia a la deriva sobre poemas y extractos de Yesenin en 1977 luego de haber compuesto una obra para tenor y orquesta en 1956 en su memoria y la cantata Wooden Russia en 1964. Pese a que el compositor había sido “oficialmente aceptado”, el simbolismo de Yesenin le sirvió para jugarse su carta mas osada. La conexión hombre y naturaleza aflora como principal tema del ciclo pero es la fuerza y mensaje subyacente lo que lo hace conmovedor y solemne. La concordancia espiritual entre músico y poeta refuerzan la obra proyectándola poderosamente.

El músico halló en los cantantes Elena Obraztsova (1939-2015) y Dimitri Hvorostovsky dos paladines que lucharon fieramente por imponerlo y popularizarlo. La gran mezzosoprano rusa a menudo lo incluyó en sus recitales y este compacto registra los Romance y Poemas de Alexander Blok y la primera versión de Rusia a la deriva acompañada por el mismísimo compositor al piano en grabaciones originadas en el Gran Hall del Conservatorio moscovita y el de la filarmónica de Leningrado. La voz de Obraztsova corta el aire como un cuchillo, es afilada, inmensa, penetrante, soberana, sus graves cavernosos reflejo de los tiempos. En Canción de cuna la secunda la notable soprano Makvala Kasrashvili  y en el imponente Icon, el coro de cámara de Moscú.

Sviridov no cumplió con su intención de orquestar el ciclo, fue tarea de Evgeny Stetsyuk a instancias de Hvorostovsky que conoció al compositor en 1994, cuatro años antes de su muerte. El barítono trabó amistad con el músico a quien vió como un generoso abuelo que llegó a componerle canciones. Este demasiado breve pero importante compacto presenta la primera grabación del ciclo orquestado; Hvorostovsky es el mejor intérprete posible. En plenitud vocal, lo grabó en mayo de 2016, la redondez y tersura de su voz se aúna la riqueza de la orquestación que incluye balalaika y bayan entre otros instrumentos tradicionales. Totalmente tonal, es ideal introducción al compositor y la lectura del cantante modélica. Como extra, La virgen en la ciudad del poema Petersburgo que le escribió en 1995, cabe preguntarse por qué no en su integridad en vista de la duración del CD. La orquesta Sinfónica del Estado S.Petersburgo y el Ensemble Style fo Five dirigidos por Constantine Orbelian crean el marco adecuado para lucimiento del barítono. Dos entregas recomendadas de dos nobles abanderados de Sviridov.

*OBRAZTSOVA SINGS SVIRIDOV, MEL CD 1002420 ⭐️⭐️⭐️

*SVIRIDOV-RUSSIA CAST ADRIFT, HVOROSTOVSKY, DELOS DE 1631⭐️⭐️⭐️⭐️

Anuncios