Marian & Leontyne, el antes y el después

penn_leontyne_price

Irving Penn, Leontyne Price, 1961, Smithsonian American Art Museum, Copyright © Condé Nast

Hace unos veinte años, Barbara Hendricks, que entonces engalanaba la New World Symphony con su debut, comentaba su preocupación por la ausencia de música en las escuelas y las repercusiones devastadoras especialmente en la niñez afroamericana “Recuerde” decía la exquisita soprano de Arkansas “en unos años nos preguntaremos donde están las nuevas Leontyne, a este ritmo serán pocas”.  Esta semana la icónica Leontyne Price celebró sus noventa años, dicho sea de paso Martina Arroyo y Grace Bumbry festejaron respectivamente sus ochenta. Y la observación de Hendricks está vigente.

barbara-hendricks_origdenise-grunstein

Barbara Hendricks – foto Denise Grunstein

En las lides de la ópera, el cantante afroamericano ha conquistado lo impensable décadas atrás, su número se ha incrementado pero, tal como profetizó Hendricks, son pocas las estrellas si se piensa en un crecimiento proporcional a partir de los años 60 y 70. En esos tiempos, la conquista de los escenarios venía acompañada con rutilantes nuevas figuras que se instalarían en las casas de ópera por muchas temporadas, tal el caso de Price, Arroyo, Shirley Verrett y Bumbry, alumna de Lotte Lehmann consagrada en el Festival de Bayreuth como “la Venus Negra” en Tannhäuser, un papel fuera del estereotipo llámese Bess e incluso, la esclava Aída.

La aparición de la soprano afroamericana no pudo tener mejor exponente que Leontyne Price; una voz distinta, un sonido inédito e inesperado en el paisaje operístico: iridiscente y ahumado, sensual y heroico; un nuevo color enriqueciendo la lírica, despertando polémicas y alabanzas, replanteando la eterna pregunta si exsite una voz “negra”. Las teorías, aciertos y disparates seguirán a la orden del día pero el consenso general es que los cantantes afroamericanos proveen un terciopelo vocal particular aportando un frisson incomparable.

23505395-333192b4-640

Sissieretta Jones

El antes y el después

A fines del siglo pasado la soprano Sissiereta Jones (1868-1933) fue la primera en cantar en Carnegie Hall, aclamada en Europa donde la llamaron “La Patti negra”. Su antecesora, la pionera Elizabeth Taylor-Greenfield (1824-1876), nacida esclava en Mississippi tuvo una carrera difícil contra viento y marea, se la llamó “El cisne negro” y en Europa cantó para la realeza. Luego, Marie Selika (1849-1937) conocida como “La reina del staccato” cantó en la Casa Blanca y en Londres para la Reina Victoria. Hasta entonces el cantante afroamericano en repertorio clásico era no sólo una “novedad” sino una “curiosidad”.

camilla

Camilla Williams

Si la bella Camilla Williams fue la primera en obtener un contrato con la New York City Opera (y cantar en la Opera de Viena), el barítono Roland Hayes luchó por imponerse, Todd Duncan fue el primero en protagonizar en un elenco totalmente blanco,  la coloratura Mattiwilda Dobbs debutar en La Scala de Milán (1953), la mezzo Betty Allen conquistar salas de concierto y la venerada Dorothy Maynor, favorita de Ormandy y Koussevistky y fundadora del Harlem School of the Arts, la primera en cantar en una inauguración presidencial (Truman en 1949),  el nombre esencial será siempre Marian Anderson, la contralto con “Una voz como se oye una en un siglo” dictaminará el maestro Toscanini. La Dama de Filadelfia es figura icónica, ejemplo de la lucha civil, campeona de la resistencia pacífica y artista sin igual, aquella que con su voz y humildad emocionó a Sibelius, García Lorca y Einstein fue la primera afroamericana en cantar en el Metropolitan Opera – Ulrica en Un ballo in maschera en 1955 – quebrando una barrera impensada gracias a la invitación del director Rudolf Bing. Inmediatamente la seguiría Robert McFerrin – el padre de Bobby – como Rigoletto en 1956.

mariananderson21april1951-jpg

Marian Anderson – 1951

A la par de Felicia Weathers  y Reri Gristla original Consuelo de West Side Story – que triunfaba como mozartiana y straussiana en Europa mientras el tenor George Shirley cantaba en el Met, Berlin, Covent Garden y el Colón de Buenos Aires, irrumpía el huracán Leontyne Price como la Aída ideal – “Mi traje es mi piel” – consagrándose en los máximos escenarios. En 1955 había sido la primera afroamericana en cantar en un telecast y en 1961, hará un legendario debut metropolitano en Il trovatore premiado con una ovación de cuarenta minutos. La justificada adoración de Karajan y una carrera internacional en ópera que terminó en 1985 con Aída en el Met con la voz intacta (“Canté con el interés, jamás con el capital”). Su reaparición a los 75 entonando a capella God Bless America por las víctimas del 9/11 es tan sobrecogedora como inolvidable. Junto a la blonda Sills, Price será la soprano americana por antonomasia.

96745592

Presidente Johnson otorga Medalla de la Libertad a Price

Si Anderson fue el deshielo, Price marcó la caída del muro. Con Grace Bumbry y Shirley Verrett aparecerían dos mezzosopranos extraordinarias – panteras impagables como Carmen, Eboli, Dalila y Amneris – que luego “ascenderían” a sopranos abordando roles temerarios con diversa suerte. En 1965, la soberbia Martina Arroyo reemplazará a la enferma Birgit Nilsson en el Met consagrándose de la noche a la mañana, convirtiéndose en el pendant de Price. 

3218-html

Shirley Verrett y Grace Bumbry con Marian Anderson

Los ochenta marcan el reinado de una soprano atípica e incomparable, Jessye Norman, triunfante en Europa deslumbrará en la temporada centenaria metropolitana como Casandra (y Didon, ambas en una tarde legendaria como ya una vez habia hecho Verrett). Dos bellas sopranos líricas la escoltarán, Barbara Hendricks y Kathleen Battle, voces purísimas, ideales en Mozart, una en el Met, la otra en Europa. Del otro lado del Atlántico, Roberta Alexander y la mezzo Gwendolyn Killebrew llevarán a cabo valiosas carreras. La reunion de Norman y Battle en Carnegie Hall cantando Spirituals en honor a una Marian Anderson octogenaria cierra un ciclo.

6931642db12463afc67695c7de503159

Jessye Norman

Los hombres son menos pero allí está Simon Estes, notable wagneriano como Holandés y Wotan, distinción que compartirá con el jamaiquino Sir Willam WillardEn los últimos tramos del siglo XX aparece el contratenor Derek Lee Ragin (el Orfeo de Gardiner), el tenor Vinson Coleel lamentado barítono Bruce Hubbard (fallecido a los 39 años) además de dos mezzos como Florence Quivar y Denyce Graves, y las sopranos Leona Mitchell y Michèle Crider. Con todo, la frase de Hendricks resuena, no vuelve a aparecer una super estrella de la magnitud de Price o Norman. “No es tan dificil llegar sino mantenerse” y muchos debuts promisorios han resultado en carreras cortas y excesivo encasillamiento. El síndrome Maria Callas – un clásico de los 60 y 70 – se repetirá como Síndrome Leontyne Price, todas quieren parecérsele pero encontrar la propia voz es mas difícil. La película francesa Diva (con Wilhelmenia Fernandez), basada en una anécdota atribuída a Verrett (o Norman, según la fuente) agrega un toque de misterio al aura de la soprano afroamericana.

El Siglo XXI

En el nuevo siglo el merecido estrellato le llega a dos varones, el tenor belcantista Lawrence Brownlee y el imponente bajo-barítono Eric Owens, artistas de primera línea con muchos viniendo detrás. Jóvenes sopranos y mezzos señalan una nueva senda – Julia Bullock, Michelle Bradley, Janai Brugger y las sudafricanas Pumeza Matshikiza y Pretty Yende, más los tenores Russell ThomasNoah Stewart, el bajo Soloman Howard son algunas de las promesas en ascenso. El camino ha sido extenuante y demasiado largo pero las conquistas están a la vista. Ya no son novedad ni curiosidad, su incorporación a las filas líricas denotan una presencia irremplazable.

brownleeowens-911x612

Lawrence Brownlee y Eric Owens

Gracias a ellas el camino está mas allanado. Desafiando al justificado pesimismo de Hendricks y aguardando por esa nueva y diferente Leontyne – o al tenor dramático capaz de encarnar un soñado Otello – el esmalte único de estas voces seguirá fluyendo con energía liberadora y los consejos de la nonagenaria “emperatriz” mas presentes que nunca, marcando el camino a las nuevas generaciones “Se negro, brilla, apunta alto… piensa que haber nacido humano, en América y negro, son las tres mejores cosas que te pueden pasar, la combinación es imbatible”.

  • CLICK EN CADA SUBRAYADO PARA ACCEDER AL CANTANTE RESPECTIVO EN YOUTUBE
eno-the-indian-queen-julia-bullock-and-noah-stewart-c-richard-hubert-smith

Julia Bullock y Noah Stewart en The Indian Queen – foto Hubert Smith

 

view

Price (Amelia), Verrett (Ulrica) y Grist (Oscar) graban BALLO IN MASCHERA en RCA, 1968

Anuncios