Radiushina & amigas, brisa que refresca

image1

La penúltima entrega del Mainly Mozart Festival 2016 – previo al multimedia gran final del viernes 1 en el Arsht Center dedicado a “La rosa atemporal” – fue un noble, delicioso ejemplo de cómo se deben hacer las cosas. Sutilmente innovador en concepto y enfoque, sin pretenciones más allá de la de hacer buena música (con eso basta y sobra) y definitivamente refrescante para la tórrida tarde estival que hizo que valiera la pena aventurarse a salir de casa para asistir al concierto en la acogedora Coral Gables Congregational Church.

El trío armado para la ocasión funcionó de maravilla, la clarinetista Moran Katz y la chelista Caitlin Sullivan – ambas integrantes del DECODA, el grupo de cámara afiliado a Carnegie Hall – mas la directora del festival, Marina Radiushina al piano. Tres talentosas jóvenes mujeres que hilvanaron con indiscutible solvencia dos obras estrenadas en otras “tardes musicales”, a la postre tan capitales como tardías para la literatura del clarinete firmadas por Mozart y Brahms y condimentadas con “bombones musicales” de Saint-Säens, Piazzolla y Conneson.

El célebre Trío Kegelstatt sirvió de excelente presentación para Moran Katz, una clarinetista impecable, acompañada por el rico chelo de Sullivan – la obra fue compuesta originalmente para viola – y la Radiushina en exacto pendant con sus compañeras, como encarnando la figura de Franziska von Jaquin, la alumna de Mozart a quien está dedicada y que la estrenó con el compositor junto al gran Anton Stadler (1753-1812). La atípica conjunción instrumental es otra de las geniales ocurrencias de “Amadeus” en vista de su admiración por su amigo clarinetista y como pieza central para una de las reuniones musicales en la casa de von Jaquin, debe su nombre a haber sido -según la leyenda – compuesto entre partidos de “Kegels”, juego de bolos de la época. De hecho, el clarinete era casi una novedad entonces y la original combinación no volvería a repetirse hasta Schumann, ochenta años después.

Un exquisito desfile de miniaturas concluyó la primera parte. El clásico “Cisne” del Carnaval de los animales de Saint-Säens ineludiblemente evocó la bailarina favorita de cada asistente, el nostálgico Oblivion que Astor Piazzolla escribió para banda de sonido de la pirandelliana Enrique IV del cineasta Marco Bellochio (con Mastroianni y Cardinale) en versión de clarinete en vez del chelo original, y la Disco Toccata que el francés Guillaume Connesson compuso en una mañana de 1994 como vertiginoso bis transformándose en su pieza mas conocida y que en esta oportunidad, sirvió para probar el virtuosismo de Katz.

Marina Radiushina

Marina Radiushina

Otro capolavoro para esta formación cerró la tarde con íntima grandiosidad, el Opus 114 de un Brahms tardío inspirado por el clarinetista Richard Mühlfeld en 1891 y que señaló el regreso del compositor después de haber declarado al Quinteto para cuerdas Op.111 su “última” pieza un año antes. Aunque opacado en fama por el Quinteto para Clarinete que le seguirá inmediatamente, la elegancia del valseado Intermezzo fue el solaz a los otros tres movimientos, casi gitanos, del trío gracias a la magistral e indisoluble brahmsiana reunión de los tres instrumentos. Las intérpretes entregaron una lectura sólida, radiante, plena de controlado entusiasmo y calidez. Otra vez, Radiushina mostró sus dotes camarísticas, sabiendo brillar en sus momentos e integrándose admirablemente a sus colegas y en última instancia motivando una pregunta ineludible: Para cuando un solo recital?. Como una de las mas serias y talentosas artistas de nuestro medio, tanto ella como el público se lo vienen mereciendo desde hace ya demasiado tiempo. A tomar nota.

*

FINAL DEL MAINLY MOZART, 1 DE JULIO, 8 PM, ARSHT CENTER

 ¨LA ROSA ATEMPORAL¨

multimedia con la participación de la soprano Chen Reiss, Marina Radiushina, ensemble de cámara y solistas del Miami City Ballet  – boletos: 305 949 6722 – Arsht Center – Knight Concert Hall

video: Timeless Rose

morankatz2

Moran Katz

Anuncios